Tú también puedes tener una semana laboral de 4 horas

0
312

Te voy a ser muy honesto, yo aún no tengo una semana laboral de 4 horas, pero desde que leí el libro de Tim Ferris “La semana laboral de 4 horas” pude reducir el tiempo que perdía en juntas innecesarias, llamadas, y estar checando el correo cada cinco minutos y muchas otras prácticas que siempre creí que me ayudarían a ser más productivo. Pero estaba equivocado.

Por eso quiero destacar algunas de las frases que más me llamaron la atención de este libro, y que al final del día son ejercicios que hay que poner en práctica diariamente.

Algunas lecciones del libro en 7 frases:

1 Ser de los “nuevos ricos” tener ligeramente más dinero que el resto, pero sobretodo más tiempo.

Definitivamente lo que más quiero lograr al ser millonario, es tener la libertad de hacer lo que yo quiero con mi vida, sin necesidad de estar preocupado con problemas financieros, y poder disfrutar mi vida junto con mi familia y con mis amigos más cercanos. Yo si quiero ser millonario, no solamente ser ligeramente más rico que los demás, sino más rico que todos.

2 Somos la media de las cinco personas con las que convivimos más.

Esta frase me impactó fuertemente, y volteas a ver a los que te rodean con los que más convives y puedes confirmar inmediatamente que en efecto, somos la media de las cinco personas con las que nos juntamos. ¿Qué hacer con esto? Lo que yo estoy haciendo es tratar de juntarme con más personas diferentes, nuevas que yo no conozca, y que pueda conectar o hacer networking con ellos. Entonces hay que poner en práctica este principio.

3 La falta de tiempo es la falta de prioridades.

Esto es sumamente importante, normalmente como emprendedores siempre decimos que no tenemos tiempo disponible, pero si tenemos solo que le damos prioridad a cosas o situaciones que no nos dejan nada de ganancia, ni nos ayudan a crecer como persona o como profesionales. Entonces esto es un poco díficil de hacer pero tienes que ir cambiando de prioridades, primero lo más importante para ti, y después todo lo demás.

4 Lo que más tememos hacer, es normalmente lo que más necesitamos hacer.

Normalmente a lo que le tenemos más miedo hacer, es lo que realmente tenemos que hacer, no se porque a veces decidimos paralizarnos y sacarle la vuelta una y otra vez, para evitar toparnos de frente con lo que tenemos que hacer. Si nos da miedo, hay que hacerlo aún con miedo. Es necesario. Normalmente lo que nos da miedo es lo que nos cambia después la vida.

5. El mañana nunca llega. No importa lo pequeña que sea la tarea, toma el paso ahora.

El mañana nunca llega, y esto lo he podido comprobar muchas veces. Nunca será el mejor momento más que ahora, nunca llegará el momento perfecto, el momento que estás esperando nunca llegará, simplemente tienes que tomar la decisión y actuar. No hay más. No esperes más.

6 La edad no importa, una mente abierta si.

Hace unos días leí una frase parecida a esta que decía precisamente que nunca te compares con los tiempos de los demás, todos somos diferentes, y que el otro sea millonario, o tenga ya una casa, una familia, un auto más nuevo o lo que sea, simplemente significa que el tomó decisiones diferentes a las tuyas y tu tienes que crear tu propio camino. Esto hace “match” con la frase, no importa si tienes 18, 24, 39, 62 tu puedes hacer realidad tus sueños y tus proyectos. No importa la edad, simplemente tienes que tener la mente abierta, y soñar y ponerte a hacer realidad todos tus sueños.

7 La pesca es mejor donde va menos gente.

Esta frase es muy buena y divertida, básicamente tienes que buscar negocios o emprendimientos donde haya menos gente haciendo lo mismo, hay que ser original y creativo, esas son las ideas más interesantes y más importantes.

Yo agregaría algunos comentarios de lo que se puede rescatar del libro:

  • El correo electrónico no lo revises cada cinco minutos. Define simplemente uno o dos veces al día, que sean los momentos únicos para revisar tu correo. Los correos normalmente no son tan relevantes, si llegan a ser relevantes o importantes entonces recibirías una llamada de la persona. Si, ya se, te da miedo, te da miedo no contestarle el correo inmediatamente a tu jefe, pero creeme no va a pasar nada si se espera un poco más. Intentalo, y verás como los correos se van disminuyendo y casi desapareciendo.
  • No vayas a tantas juntas. Las juntas normalmente no sirven para nada o casi para nada. Y en muchos de los casos ni siquiera sabes para que fuiste invitado. ¿A poco no te ha pasado? Es curioso no?, bueno si no sabes ni porque estás en la reunión, seguramente no tienes porque estar ahí. Cuando yo empecé a poner en practica esta técnica, los compañeros se me quedaban viendo como extraño, pero al final se fueron acostumbrando que no podían invitarme a todas las reuniones o llamadas a las que quuerían que asistiera. Fue díficil, pero al final, valió la pena. Cuando me invitan a una reunión es porque realmente puedo agregar valor a la reunión, o simplemente resolver problemas.

Estos dos puntos creo que son un parte aguas en la vida profesional de todos nosotros. Como te dije, el libro realmente no te enseña ni te promete tener una semana laboral de 4 horas, pero sin duda, puedes disminuir considerablemente la pérdida de tiempo en tu entorno laboral. Hagan las recomendaciones, en serio, intentelo.